Cosas que hacer en Mallorca

Mallorca es la más grande de las Islas Baleares. Ofrece una excelente experiencia vacacional durante todo el año y en ella se puede disfrutar en verano de paradisíacas playas de arena blanca y, en meses más frescos, de impresionantes paseos por la montaña y aventuras al aire libre. Una escapada de fin de semana te da tiempo suficiente para disfrutar de la sublime arquitectura y la cultura de Palma, la capital de la isla, junto con algunas de las joyas naturales tierra adentro; mientras que una estancia más extensa es ideal para un viaje por carretera centrado en lo más destacado de la costa o en pintorescos pueblos en colinas. Para aprovechar al máximo las visitas a estos pueblos y paisajes rocosos deberías alquilar un coche en Mallorca con easyCar.

En años recientes se ha visto un incremento en el número de hoteles de lujo brotando alrededor de comerciales resorts costeros, así como por el encantador interior rural de Mallorca, dándote muchas opciones para estancias nocturnas. Mientras tanto, la temporada baja entre octubre y mayo es un tiempo excepcional para experimentar la Serra de Tramuntana, cordillera merecedora de ser Patrimonio de la Humanidad, con temperaturas sobre los 20 grados y exquisitos almendros en flor dando vida al paisaje.

Aquí tienes una selección de nuestras recomendaciones destacadas en cuanto a cosas que hacer en Mallorca.

Descubre impresionantes paisajes costeros

Algo que no se deben perder los fotógrafos es Cap de Formentor, que puede decirse es el tramo de costa más extraordinario de Mallorca. Con espectaculares y erosionadas formaciones de roca caliza marcando el perímetro de la isla, esta península es el perfecto recorrido panorámico en coche.

Asegúrate de parar y admirar las vistas de picos escarpados desde el Mirador de Sa Creueta y el panorama desde la torre de vigilancia Talaia de Albercuix. Las carreteras hacia el norte alcanzan alturas mareantes, pero puedes premiar tu valentía con una exquisita cena en el hotel frente al mar Barcelò Formentor para culminar tu viaje.

Encuentra una playa para cualquier ocasión

Como sus primos mediterráneos, Mallorca no decepciona en cuanto a playas. Aquellos en búsqueda de paisajes retirados deben dirigirse a Cala Tuent en el centro-norte de la isla, ya que ofrece impresionantes vistas de la montaña más alta de las Baleares, Puig Major, y está flanqueado por tranquilos bosques de pinos en una serena y resguardada cala.

Una opción más apta para familias sería Cala Comtessa, que se sitúa sólo a 20 minutos en coche en dirección oeste desde Palma y tiene arena suave, aguas poco profundas y el tan importante puesto de helados.

Finalmente a los más aventureros les encantará Cala Varques, únicamente accesible en barco o a pie, presumiendo de sus aguas azul zafiro y una increíble red de cuevas subterráneas que son más que suficiente para justificar el esfuerzo.

El Paseo Marítimo de Palma de Mallorca

La elegante capital de la ciudad tiene mucho que ofrecer a visitantes en cuanto a cultura, gastronomía y compras. Siendo hogar de la mitad de la población de Mallorca, Palma es un centro comercial con un encantador centro histórico resumido en la sensacional Catedral de La Seu, que domina el frente marítimo con su magnífica arquitectura gótica.

Asegúrate de explorar el imponente Palacio de la Almudaina del siglo XIII, con el Barrio Árabe alrededor, para saborear la historia antes de dirigirte al moderno barrio de Santa Catalina, con sus abundantes opciones para comer al fresco y comprar en boutiques.

Explora pintorescos pueblos en la cima

Hay mucho que ver tierra adentro, con variedad de encantadores pueblos sobre cimas que se pueden visitar durante escénicos viajes en coche por el campo bañado por el sol. Fornalutx está anidado dentro de la antes mencionada Serra de Tramuntana y se completa con campos de cítricos, ‘jardines inteligentes’ y verdes contraventanas que le convierten en una atractiva parada en boxes.

Más al norte se encuentra Pollença, donde puedes subir los 365 escalones bordeados de cipreses que llevan a la iglesia del Calvario, que ofrece una bella vista panorámica de la población y sus montañas circundantes.

Para aquellos que busquen una dosis extra de tranquilidad sólo han de conducir 18 km. hacia el norte de Palma, a la tranquila Valledemossa, que es hogar del antiguo monasterio de Sa Cartoxia.

Maravíllate con el Mediterráneo desde cerca

Los entusiastas de los deportes acuáticos se sentirán en casa en la isla, con numerosas instituciones ofreciendo buceo de superficie, navegación en kayak, buceo y más. El centro de buceo Actionsport Mallorca en el Port de Pollença ofrece excursiones a precios razonables para principiantes y expertos por igual. Si prefieres permanecer sobre el agua ve en un viaje de un día en catamarán desde el famoso punto de fiesta Magaluf.

Adictos a la adrenalina no querrán perderse la última moda de Flyboarding, donde cañones de agua a presión te propulsan a nuevas alturas para hacerte sentir como un superhéroe o superheroína.

Piérdete en tierra

Si te inclinas por mantenerte seco, no temas ya que también hay mucho deporte que disfrutar lejos de la costa. Los tours en bicicleta de montaña para todos los niveles ofrecen una excitante oportunidad de asimilar las vistas y bombear la sangre. La escalada también es popular dada la abundancia de paredes escarpadas de los acantilados de Mallorca, con oferta de días de aventura en familia o ascensiones más avanzadas. Si prefieres algo más lento hay algunas formidables caminatas que cubren antiguos senderos montañosos previamente usados por pastores y cazadores.

 

 

Cosas que hacer en Málaga

Fue en los años 50 cuando la Costa del Sol pasó a ser vista como chic. Cuando glamurosas celebridades como Frank Sinatra y Brigitte Bardot empezaron a tomar sus vacaciones en la costa sur de España, europeos corrientes decidieron que ellos también tenían derecho a una dosis veraniega de sol, mar y arena. Y han estado viniendo desde entonces. No te desanimes por las olas de turistas internacionales que se precipitan hacia Málaga cada año. Tienen razones para venir.

La Málaga moderna ha florecido como destino atractivo. Muchos turistas británicos y alemanes han encontrado la mezcla de atracciones turísticas y cultura andaluza tan seductora, que sus vacaciones nunca acabaron –se mudaron a la ciudad permanentemente. El atractivo de Málaga no es solamente la ciudad en sí misma sino sus alrededores. Alquila un coche en Málaga con easyCar para explorar completamente el silvestre campo español y la perfecta fotogenia de la Costa del Sol.

Una explosión de color en la Feria de Málaga

Cada agosto, Málaga alberga una de las ferias de verano más grandes de Europa –dos millones de personas descienden en la ciudad, mientras que las calles se llenan de color y los edificios se empapan de luz. En Málaga, mujeres españolas –jóvenes o maduras- se ponen a bailar flamenco espontáneamente y hombres con camisas blancas montan caballos andaluces a través de la multitud. Los fuegos artificiales inician las fiestas, seguidos por un desfile y un recinto de atracciones. Existe una rivalidad feroz entre Málaga y la cercana Sevilla –que también tiene una feria de verano. Cada año, la feria de cada ciudad intenta superar a la otra, siendo cada vez más y más espectaculares.

Viaja por un día a África

Para entender realmente el legado cultural de Málaga –la historia de España y Marruecos está entrelazada- haz un viaje de un día a Tánger. África está sólo a 22 kilómetros de la punta más al sur de España y se ofrecen tours entre las dos ciudades. Ya sea uniéndote a un viaje organizado o conduciendo tú mismo a Algeciras para tomar el ferry de una hora a Tánger. Piérdete en los zocos de Tánger y los bazares marroquíes o echa un vistazo a la casba, las antiguas fortificaciones rodeando la ciudad. Toma un té en Fils de Detroit, una pequeña cafetería donde músicos árabe-andaluces tocan laúdes y percusión.

Escapa de las multitudes en el lago Bermejales

A menos de dos horas en coche desde Málaga se encuentra el lago Bermejales, un embalse artificial donde los españoles vienen a escapar de la frenética Costa del Sol. Aquí el paisaje es impresionante –el agua es de un turquesa profundo, llena de peces y cálida, como agua de baño. Hay un área de playa cerca del campamento del lago. Los visitantes energéticos pueden ir en canoa o navegar y los niños pueden alquilar patinetes de agua con tobogán incluido. Alejado del circuito turístico, el lago brinda también un descanso excepcional de las multitudes –mucha gente simplemente elige relajarse en la paz y total quietud que el lago tiene que ofrecer.

Conviértete en Indiana Jones en el desfiladero de Los Cahorros

Escarpados acantilados de piedra forman el desfiladero de Los Cahorros, situado dentro del impresionante Parque Natural de Sierra Nevada. Para llegar allí, conduce desde Málaga al pequeño pueblito de Monachil. Perfecto para escaladores, los caminos serpentean entrelazándose con la piedra; la ruta que traza el río Monachil es excepcionalmente bella y agradable para familias. Los visitantes irán topando con cascadas y piscinas en la roca. Aquí hay muchas oportunidades de aventura –gatea por túneles y camina por los famosos puentes colgantes. Para visitantes de invierno, aquí se encuentra la estación de esquí más al sur de Europa, Pradollano.

Explora la Málaga morisca

En el siglo VIII, la Península Ibérica fue conquistada por musulmanes del norte de África. Conocidos entonces como “los moros”, tenían un estilo distintivo de arquitectura y dejaron su marca diseminada por España y Portugal.

La Alcazaba es el lugar emblemático más impresionante de Málaga: una fortaleza en una colina, amenazante sobre la ciudad. Mirando hacia África, fue construida originalmente para proteger la ciudad de piratas. Hoy permanece en extraordinarias condiciones –la mayoría de sus torreones siguen en pie, así como tres de sus patios. Dentro de la Alcazaba encontrarás una red de pasillos, patios y jardines, y un empinado pasadizo amurallado que enlaza con el Castillo de Gibralfaro.

Construido en el siglo XIV, Gibralfaro existe para proteger la Alcazaba. Por la noche está iluminado y brilla sobre Málaga, ganándose su nombre, que significa “faro de la montaña”.

Podrás ver todos estos lugares y más alquilando un coche en Málaga con easyCar.

 

Cosas que hacer en Jersey

Jersey fusiona las culturas británica y francesa logrando ser una encantadora escapada de vacaciones sin preocupaciones. Si estás buscando impresionantes escenarios naturales, castillos en ruinas o huellas de la historia de la II Guerra Mundial, la más grande de las Islas del Canal tiene mucho para mantenerte entretenido.

Debido a su dependencia territorial, Jersey disfruta de un nivel de autonomía de Westminster sin perder su vínculo británico, dándole un sentido de familiaridad junto con su propia atmósfera distintiva (algunos lugareños aún hablan jérrais o francés de Jersey). La mejor manera de explorar lo más destacado de la isla en tus propios términos es en un coche de alquiler en Jersey de easyCar. Aquí están algunas de nuestras principales elecciones de cosas que hacer durante tu estancia.

Conduce por el campo

Los vívidos colores y las amplias vistas marinas puntúan muy alto el fotogénico campo de Jersey, convenientemente contenido en 72 kilómetros cuadrados para un manejable fin de semana de turismo. Leyes de urbanismo han prevenido que el panorama se llene de construcciones, permitiendo que extensos tramos de imperturbable vegetación te brinden un sentimiento de escapada de verdad.

Comienza con una tranquila caminata por el bosque en The Forgotten Forest (El Bosque Olvidado), donde podrás ver Giant Redwoods (Secuoyas Gigantes) junto con otras 300 especies diferentes de árboles, antes de dirigirte al Jersey Wetland Centre a mediodía, que incluye atractivas vistas del estanque St Ouen’s Pond, hogar de variedad de aves exóticas.

Si prefieres aventurarte más allá hacia lo desconocido, conduce a uno de los meticulosamente preservados Lugares de Interés Especial de la isla, con imponentes vistas de acantilados desde La Lande Du Ouest o dunas onduladas en L’Ouaisné Common, ambos excelentes ejemplos de la intacta belleza natural de Jersey.

Viaje atrás en el tiempo en los Jersey War Tunnels (Túneles de Guerra de Jersey)

Una de las principales atracciones de la isla es esta bien elaborada serie de exhibiciones, que brinda una impactante mirada a la vida durante la ocupación alemana de Jersey en la II Guerra Mundial. Descubre las pruebas a las que se enfrentaron los lugareños aventurándose por pasajes cavernosos nacientes en la ladera; se exhibe todo, desde los tanques nazis StuG a las repulsivas salas de operaciones de tiempos de guerra.

Compensa las espeluznantes escenas de las exhibiciones de túneles con un paseo revitalizante por el War Trail –una red de caminos dentro de un tranquilo bosque que incluye restos de fortificaciones de defensa alemanas. Continúa con una visita al elegante y emotivo Garden of Reflection (Jardín de la Reflexión), donde se te invita a explorar el perdurable impacto del conflicto y su influencia en la isla a día de hoy, dando a tu visita un final introspectivo.

Goza en la playa

Las carreteras de Jersey raramente tienen tráfico, lo que significa que podrás conducir a varios de los puntos costeros más atractivos de la isla en el mismo día. Beauport es un lugar maravillosamente apartado para disfrutar de un pícnic o tomar fotos de sus formaciones de rocas apiladas y sus aguas cristalinas, justificando su merecida popularidad.

Si quieres subir las pulsaciones, el Splash Surf Centre en St Ouen’s Bay te dará todo lo que necesitas. ¡Sal y coge algunas olas para bombear la sangre! También la extensión de arena de St Aubin’s Bay es perfecta para voleibol de playa en verano.

Plemont, en la costa norte, es el ganador si se trata de vistas, con una intrincada red de piscinas de roca y cuevas, proveyendo de amplio entretenimiento a nadadores y senderistas por igual.

Echa un vistazo a los Open Gardens (Jardines Abiertos) esta primavera

¿Has conducido alguna vez pasando por una suntuosa finca de campo y te has preguntado qué hay tras aquellos altos setos? En Jersey, propietarios de viviendas comparten su entusiasmo abriendo sus puertas a visitantes durante fines de semana consecutivos, ofreciendo una oportunidad única de visitar nuevos mundos de flora y fauna que normalmente estarían escondidos.

En abril se abren los tres mayores espacios, primero en Le Coin St Brelade, que mostrará a los espectadores un jardín paradisíaco con cinco acres de inspiración portuguesa del siglo XVII. Domaine Des Vaux abre la semana siguiente, donde destacan los jardines de hierbas aromáticas y té en un tranquilo y boscoso valle. La última exposición del mes es en Oaklands, que ofrece una experiencia más orgánica y natural gracias a que su arboleda es hogar de exóticas aves e insectos que sin duda llamarán la atención.

Descubre antiguos castillos

Probablemente habrás notado que la mayor parte de las atracciones de Jersey están relacionadas a la naturaleza y la fauna silvestre, pero los aficionados a la historia humana no deben desesperarse. Su pintoresco paisaje alberga atractivos castillos que obsequiarán a los visitantes con vistas de otras épocas.

Si te alojas en St Helier estarás en la ubicación ideal para un viaje a Elizabeth Castle, una imponente fortaleza del siglo XVI asentada sobre un rocoso islote junto la bahía de St Aubin. Puede que incluso coincidas con una demostración de disparos para mostrar las antiguas defensas.

Dirigiéndote al este encontrarás la fortaleza más famosa de la isla, Mont Orgueil Castle, unas fascinantes ruinas por encima del pintoresco pueblo pesquero de Gorey y que ofrecen vistas de largo alcance de la costa francesa.

 

 

 

Cosas que hacer en Ibiza

A pesar del estereotipo, Ibiza no tiene una banda sonora permanente de música de golpes secos escapando de discotecas hasta el amanecer. Durante la década pasada, la isla ha estado construyendo una firme reputación de paraíso natural –y lo merece.

La mayor parte de Ibiza se despierta con un horizonte azul donde aguas cristalinas y cielos sin nubes se unen. Los árboles se acurrucan en rocosas laderas mirando al mar y algunos cactus aparecen de entre las alfombras de flores silvestres rojas y blancas. Aunque se puede atravesar la isla en coche de una punta a otra en menos de 45 minutos, hay mucho que explorar. Alquila un coche en Ibiza con easyCar para descubrir los rincones secretos de la isla.

Sumérgete en aguas patrimonio mundial

El atractivo natural de Ibiza gira en torno a su deslumbrante mar azul. El perfecto océano de postal puede alcanzar hasta 26 grados en verano, irresistible para los visitantes de la isla –ya sean grupos de caminantes y exploradores o gente de fiesta.

Hay centros de buceo desperdigados por toda la isla: está Active Dive en San Antonio o el Diving Center en San Miguel. Alrededor de la costa las condiciones de buceo son magníficas, pero el verdadero corazón de la cultura del buceo de Ibiza se encuentra al oeste de la isla, donde un conjunto de islas conforman la Reserva Marina Natural de Cala d’Hort. Aquí puedes encontrar parte del buceo más espectacular del Mediterráneo –ya seas experimentado o simplemente principiante, aquí hay algo para ti. El Parque Nacional Las Salinas es otro impresionante y precioso destino para bucear, extendiéndose desde Ibiza hasta la isla contigua, Formentera. Las praderas marinas que crecen aquí se han ganado la condición de Patrimonio de la Humanidad.

Imagina que son los años 60 en los mercados hippies de la isla

En los años 60 fue cuando Ibiza subió como la espuma como destino para ricos y glamurosos. Los Beatles, los Rolling Stones y Bob Dylan han estado aquí en el pasado. Las raíces culturales de la isla son más evidentes en sus extravagantes mercados hippies, que fueron una vez punto de encuentro para los más estrafalarios visitantes de la isla –desde los ‘peluts’ (los hippies de pelo largo) a insumisos de Vietnam de camino a la India.Actualmente estos mercados venden bolsos, ropa, arte y joyería, junto con una gran dosis de nostalgia. El mercado hippie original es el Hippy Market Punta Arabí, todos los miércoles durante el verano. Los hippies contemporáneos también se reúnen en el mercado nocturno Las Dalias o en San Jordi, un mercadillo entre particulares muy popular entre los lugareños.

Cabalga por el cañón del Valle de los Caballos

En la parte norte de la isla está el Parque Natural Es Murta. Aquí, en un cañón que abarca 30 hectáreas, puedes encontrar caballos salvajes deambulando libremente. Este lugar fue originalmente creado para rehabilitar caballos que han sido maltratados. Ahora es también un centro de equitación y una de las más inusuales atracciones de Ibiza. El Valle de los Caballos ofrece senderismo a caballo –los paseos son desde dos horas a todo el día y son una excelente manera de llegar a lugares intactos de la isla. Combina tu ruta con navegación, buceo o nadar con los caballos.

Explora la Cueva Can Arca

Sólo en Ibiza una maravilla natural se ilumina con luces estroboscópicas y de neón. Desciende a las cavernas bajo tierra de Cueva Can Arca en Puerto San Miguel y encuentra estalagmitas, estalactitas y piscinas inquietantemente tranquilas con aguas iluminadas en verde. Este lugar se usó antiguamente por contrabandistas para almacenar sus mercaderías. En el centro de una densa red de cuevas se halla una impresionante cascada de 9 metros, acompañada por música y espectáculo de luces.

A la playa en bicicleta

En invierno, la cercana Mallorca es el lugar favorito de entrenamiento del equipo ciclista británico por sus perfectas condiciones. Ibiza no es muy diferente: suaves inviernos y deslumbrantes y bellas estaciones de otoño y primavera atraen a ciclistas de todo el mundo. La isla está atravesada por rutas –escoge el romántico litoral o atraviesa los pueblos encalados. La temporada de ciclismo en Ibiza es más bulliciosa en mayo, antes de que las temperaturas comiencen a dispararse por el verano. Puedes encontrar todavía ciclistas en la isla durante los meses de verano pero saldrán al amanecer, aprovechando el aire fresco de la mañana y las carreteras desiertas.

Más allá de las aproximadamente 30 rutas de ciclismo, la Ruta 19 es una icónica carretera para bicicletas. Envuelve la parte norte de la isla -29 kilómetros de largo. Con el cálido viento en tu pelo, pedalea por el asfalto caliente, pasa majestuosos acantilados, olas rociadas de plata y la villa del famoso DJ David Guetta. Prueba la página web de Ibiza Travel para mapas de rutas. Si no quieres traer tu propia bicicleta, alquila una en Kandani o en Ibiza MTB.

 

Las 5 mejores cosas que hacer en Glasgow

Glasgow es una ciudad de artistas y galerías de arte; de lonjas y restaurantes de marisco; de música y whiskey. Además de todo esto, sus alrededores son algunos de los más bellos del mundo. Hay una abrumadora cantidad de cosas que hacer en la ciudad más moderna de Escocia. Alquila un coche en Glasgow con easyCar y experimenta lo mejor de las atracciones urbanas y rurales de Escocia a tu propio ritmo.

  • Pasea por Ashton Lane de noche: Atraviesa la calle empedrada después de la puesta de sol para experimentar una sesión nocturna de música Folk junto con excelentes whiskeys y manjares. Restaurantes en fila se aposentan bajo un tejado de luces de hada. Dirígete al Grosvenor Café, un bar-cine con agradable atmósfera durante las noches entre semana, o los domingos con su mercado de artes independientes. El espacio es muy afable para niños, con pinturas faciales los fines de semana. Para una experiencia más refinada, visita The Ubiquitous Chip para degustar cocina regional escocesa. Con parras derramándose por las paredes interiores, la decoración da impresión de estar en un invernadero mediterráneo.
  • Visita el área de moda de Glasgow, Finnieston: Hubo un tiempo en que esta zona era un imán para trabajadores portuarios, buscando entretenimientos nocturnos más lujuriosos. Actualmente las rentas bajas han atraído a una multitud artística. Bares y restaurantes temporales se codean con tiendas independientes en ‘The Strip’. Entra al Kelvingrove Café para un cocktail (hay opciones sin alcohol disponibles para el conductor que ha de mantenerse sobrio); es el centro comunitario no oficial de la zona. Más tarde explora The Hidden Lane, una colección de estudios creativos y negocios de artesanos. Para una agradable comida, acércate por el moderno The Gannet Restaurant ubicado en un amplio almacén, de interior en caoba con ventanas del suelo al techo. Pide cordero de la frontera escocesa. O tal vez para algo menos pomposo, Old Salty’s tiene gran reputación por sus ‘fish and chips’.
  • Ve en crucero por el río Clyde. El río es fundamental en la existencia de Glasgow y es el segundo más grande de Escocia. Remóntate a su historia, a sus días de construcción de barcos, cuando era una arteria del comercio. Un trayecto de 90 minutos por el río Clyde con Clyde Cruises te da una perspectiva única de la ciudad; sus puentes y la arquitectura de su frente marítimo en particular. Deslízate hasta pasar el cubo de cristal que es el edificio de BBC Escocia y salta al River Museum, diseñado por el arquitecto de renombre internacional Zaha Hadid y esculpido como una escarpada ola. Las exhibiciones se enfocan en el transporte; genial si quieres ver algunos de los mejores coches del mundo.
  • Haz una visita de un día a Glen Coe – A poco más de 2 horas conduciendo desde Glasgow central, encontrarás los restos de un antiguo súper volcán que se piensa hizo erupción hace 420 millones de años. Glen Coe es una cañada de orígenes volcánicos, ubicada en el impresionante paisaje de las Scottish Highlands, las montañas escocesas. Es sin duda uno de los más bellos lugares en el Reino Unido. Los verdes y abruptos montículos hacen forma de U, moldeados por un glaciar de la Edad de Hielo. Ve en dirección noroeste para descubrir el lago Loch Leven mientras brilla bajo el claro y frío cielo –rodeado de colinas onduladas. Únete a los 85.000 caminantes que vienen cada año a hacer la ruta West Highland Way o a escalar Devil’s Staircase (la Escalera del Diablo). Puedes comer en el Clachaig Inn en el pueblo de Glencoe antes de conducir de vuelta a Glasgow.
  • Date el gusto de marisco escocés. El pescado es de lo más destacado de la gastronomía de Escocia; no es ninguna sorpresa dados los kilómetros de su escabroso litoral y su inagotable red de ríos. Hay esparcidas tradicionales casas de ahumar a lo largo del paisaje. ¿Tienes curiosidad por saber de dónde viene el salmón ahumado? Organiza una visita al ahumador y lonja Inverawe, donde puedes alimentar a los peces, visitar los lagos de truchas o el río Salmón. Si te gusta el pescado ya listo para comer, quédate en Glasgow, donde puedes encontrar abundancia de restaurantes de marisco de primera calidad. The Mussel Inn ofrece los mejores mejillones de la ciudad y una deliciosa variedad de salsas a buen precio. En el Fish People Café puedes conseguir cualquier cosa, desde Cullen Skink (sopa de merluza ahumada) a Shetland Cod (bacalao de Shetland) y salmón ahumado del Lago Fyne. ¿Te sientes inspirado para hacerlo tú mismo? Pásate por cualquiera de las pescaderías de al lado. Para un ambiente más joven y moderno prueba el Crabshack, que es una refrescante incorporación a la escena tradicional escocesa de restaurantes especializados en pescado. Aquí encontrarás una gran selección con un giro moderno.Escapa los confines de la red de transporte público escocés y evita las frías paradas de autobús de Glasgow –elige easyCar para tu alquiler de coche en Glasgow.

Cosas que hacer en Edimburgo

Edimburgo es la joya del norte de Gran Bretaña. A menudo pasada por alto por visitantes en favor de la más conocida Londres, la ciudad capital de Escocia es un hervidero de historia y cultura. Alquilar un coche en Edimburgo es fácil con easyCar; los visitantes pueden explorar cada rincón de la densamente poblada ciudad, así como sumergirse en los espacios silvestres con sus cardos, más allá de los bordes de la ciudad.

Asciende Arthur’s Seat

Asomándose sobre Edimburgo se encuentra Arthur’s Seat. El volcán durmiente se eleva sobre la expansión urbana; un gigante escocés labrado en la roca. Asentado dentro de los 640 acres de Holyrood Park, ofrece impresionantes vistas de la ciudad y una muestra del salvaje panorama escocés que yace más allá de la capital. Explora Arthur’s Seat a pie; conduce hasta el Parlamento Escocés para comenzar tu caminata hasta la cumbre. Mientras asciendes cada vez más alto, divisa el río Forth, las turbinas eólicas de Fife, las colinas Pentland Hills y el Castillo de Edimburgo. La mejor vista aérea de la ciudad con diferencia.

Piérdete en el corazón medieval de Edimburgo

Pasa por las bóvedas y las calles angostas –conocidas como wynds– del casco antiguo de Edimburgo. El área se prolonga a lo largo de un alto cerro hasta el castillo de Edimburgo. Las callejuelas serpenteantes revelan patios ocultos y edificios de apartamentos de la era de la Reforma. Curiosas tiendas, iglesias y edificios de gran altura también bordean las calles. Los visitantes pueden incluso explorar bajo tierra, ya que bajo el casco antiguo existe un laberinto de calles subterráneas. Mary King’s Close (Callejón sin Salida de Mary King) era, en los siglos XVII y XIX, un bullicioso centro de actividad –la gente vivía, trabajaba y moría en sus corredores subterráneos. En el siglo XVII, las calles se abrieron a los cielos y los comerciantes pudieron venir aquí para vender sus productos.

Actualmente es una atracción turística, pero Mary King’s Close es rica en historias de la plaga, asesinatos y avistamientos de fantasmas. Se cree que su reputación sobre apariciones se origina en su proximidad al viejo Nor Loch –antiguamente un pantano altamente contaminado. El biogás emitido por el pantano alcanzaría el callejón sin salida, creando una inquietante luz y a veces causando alucinaciones.

Visita el Castillo de Edimburgo

Dominando la línea del horizonte de la ciudad se encuentra el Castillo de Edimburgo. Ocupado desde la Edad de Hierro, es un monumento a la rica historia de Edimburgo que fascina a turistas de todo el mundo. Un importante bastión del Reino de Escocia, ha jugado un papel en muchos de los conflictos del país –desde las Guerras de Independencia Escocesas hasta el Alzamiento Jacobita. Investigaciones recientes indican que la fortaleza puede ser el lugar más asediado del Reino Unido y uno de los más atacados del mundo; ha estado envuelto en 26 asedios en 1.100 años.

Dentro del castillo, se encuentran las Joyas de la Corona de Escocia (los Honores) y la Piedra del Destino –a través de los años, este bloque de piedra se ha convertido en una reliquia sagrada y un símbolo de la nacionalidad escocesa.

Date un banquete con manjares escoceses

Si los escoceses saben de algo, es de whiskey. Los bares en Edimburgo gozan de la oportunidad de presentar a los visitantes con la bebida favorita de Escocia. Uno de los mejores es el Whiski Bar –un acogedor local en la Royal Mile, con su decoración en oscura madera de caoba y una pared al fondo repleta de botellas de whiskey. Su misión es ser tan escocés como sea posible y cada tarde la música folk resuena desde la esquina del pub. Tómate un whiskey con ‘fish and chips’ (pescado con patatas fritas) del Whiski Bar o baja la calle hasta el Royal McGregor para una degustación de otro manjar escocés: Haggis. No recomendado para vegetarianos o comensales quisquillosos, el Haggis está hecho con casquería de oveja o ternero, con sebo, avena y aderezo. Puede sonar asqueroso pero lo cierto es que es delicioso –particularmente tras un día frío subiendo y bajando los incontables escalones del casco antiguo. Aquí el Haggis se sirve en una torre de ‘neeps and tatties’ (nabo y patata), rociado con ‘gravy’ (salsa de carne) de romero. Si no estás preparado aún para un plato de Haggis completo, prueba los Haggis Fritters (buñuelos de Haggis) o la hamburguesa de la montaña, con Haggis y salsa de Whiskey.

Visita los famosos pandas de YouTube en el Zoo de Edimburgo

En la ladera sur de la colina Corstorphine Hill, mirador de la ciudad, se encuentra el Zoo de Edimburgo. Famoso mundialmente gracias a sus dos pandas gigantes –un macho muy seguro de sí mismo, Sunshine, y una hembra descarada, Sweetie. Están constantemente en las noticias, estos pandas son celebridades nacionales y estrellas de YouTube. Frecuentemente se sorprende a la pareja en cámara haciendo volteretas ninja o dándose un festín de helado. Desde que llegaron a Edimburgo en 2003 han capturado los corazones de Escocia. Pero como Sunshine y Sweetie están solo como préstamo de un centro de crianza en China, asegúrate de verles antes de que vuelvan a su casa. Son los únicos pandas gigantes en el Reino Unido y Edimburgo también es hogar de los únicos koalas del país. La reputación internacional del zoo hace que sea la segunda atracción turística más popular de Escocia, después del Castillo de Edimburgo.

Haz todo esto posible con tu coche de alquiler en Edimburgo con easyCar.

Cosas que hacer en Belfast

Belfast es una ciudad fuerte, resiliente. Han pasado solo 18 años desde ‘The Troubles’ (Los Problemas), los disturbios que sacudieron Irlanda del Norte hasta sus cimientos. Pero en la actualidad Belfast se está recuperando. La ciudad ha descubierto una nueva faceta de sí misma, cosmopolita, y los turistas están averiguando lo atractiva que la capital de Irlanda del Norte es realmente. Esta es una ciudad pequeña pero alquilar un coche en Belfast con easyCar te abre al resto de Irlanda del Norte y su espectacular costa, a tan sólo una hora en coche desde el centro de la ciudad.

Desayuna un Ulster Fry’

Irlanda del Norte es técnicamente parte del Reino Unido pero su deseo de forjarse una identidad única, separada, se filtra en cada aspecto de la vida –desde los nombres de sus lugares hasta sus desayunos. Un Ulster Fry se enorgullece de ser diferente de un desayuno inglés tradicional. Junto con la habitual salchicha, beicon y tomate, el Ulster Fry incluye dos huevos fritos, patata ligeramente dorada, pan de soda y pudding negro y blanco.

Dónde conseguir el mejor Ulster Fry en Belfast es un tema controvertido, aunque Bright’s –un restaurante sin florituras en la calle principal- es una firma favorita de lugareños y turistas. Pide un Bright’s Fry por menos de £4. Después simplemente no esperes hacer nada muy activo por unas horas.

Echa un vistazo al dificultoso pasado de la ciudad

De manera controvertida, Belfast ha comenzado a capitalizar su turbulenta historia moderna y en años recientes ha ido naciendo una actividad turística entera basada en ‘Los Problemas’. Puedes ver las cicatrices del reciente conflicto entre nacionalistas y unionistas por toda la ciudad en forma de murales, o los ‘muros de la paz’ que separan barrios católicos y protestantes.

El popular Black Taxi Tours ofrece una mirada íntima a la historia de la ciudad. Los conductores de taxi son personas que han vivido el conflicto y están encantados de contar historias personales, así como narrativa en general de qué pasó y dónde. Normalmente dura unas pocas horas y puede llevarte más allá del centro de la ciudad si quieres, hasta la costa incluso. Antiguos prisioneros políticos de la comunidad republicada ofrecen tours políticos a pie, con la empresa Coiste. Y si aún tienes curiosidad, visita la sección de ‘Los Problemas’ en el Ulster Museum, que tiene un despliegue de fotografías y películas cautivadoras. Red Barn Gallery también tiene fotografías de esa época a la venta.

Conduce hasta ‘Giant’s Causeway’ (La Calzada del Gigante)

Escapa de Belfast por un día y conduce durante poco más de una hora hasta la costa. Giant’s Causeway es una sección del litoral compuesta de unas 40.000 columnas de basalto engranadas entre sí, formadas como resultado de una antigua erupción volcánica.

Según la leyenda, las columnas son resultado de la continua enemistad entre un gigante irlandés, Finn, y un gigante escocés, Benandonner. Una versión de la historia dice que Finn tenía miedo de pelear al darse cuenta de lo pequeño que era comparado con el gigante escocés. Así que la mujer de Finn le disfrazó de bebé en una cuna. Benandonner, viendo un bebé tan gigante, se aterrorizó. ‘El padre debe ser enorme’, pensó. Así que huyó de vuelta a Escocia a través del mar, destrozando la calzada tras él para que Finn no pudiera seguirle.

Hay mucho que explorar en Giant’s Causeway y hay tantas historias aquí… es particularmente fascinante para niños. Desde Port Noffer, toma un pequeño camino que va hacia el mar para encontrar Giant’s Boot (la Bota del Gigante), la enorme piedra con forma de zapato, o encuentra la silla de los deseos, formada desde columnas. Encuentra el famoso camello de Finn, también de piedra y los 167 empinados escalones que descienden desde el Red Trail (Sendero Rojo), que traza la cumbre del acantilado.

Cena en un antiguo almacén de lino

Belfast solía ser la capital del lino de Irlanda y el restaurante Robinson & Cleaver actúa como recordatorio de los días más industrializados de la ciudad. Funcionando en unos almacenes de lino del siglo XIX, el restaurante ofrece su aclamada comida junto con una encantadora atmósfera irlandesa. El personal es joven y entusiasta. Pide la tabla para compartir Taste of Ulster (Sabor del Ulster) y disfruta de salmón ahumado, caballa asada, queso Oakwood y pan de trigo. La terraza, particularmente en verano, está llena de energía con los comensales empapándose de la vista del Belfast City Hall y las colinas al norte de la ciudad.

Descubre la veta artística de Belfast en el barrio de la catedral

El barrio de la Catedral de Belfast es el signo más espectacular del cambio de la ciudad –de zona de guerra a centro cultural de moda. Antiguamente era el distrito comercial y de almacenaje; el área que rodea la Catedral de St Anne es un imán para artistas y músicos de la ciudad. La variedad de espacios al aire libre cuidadosamente cultivados le da un aire europeo.

Oh Yeah Music Centre celebra el legado musical de Irlanda del Norte –desde Dana a Snow Patrol. Writer’s Square celebra logros literarios con frases de escritores locales famosos talladas en el suelo de piedra. MAC es un local multi-artes que aloja galerías y espacios para actuaciones. El edificio da la bienvenida a visitantes curiosos. Empápate de la atmósfera artística mientras almuerzas o tomas un café en su interior.

 

Cosas que hacer en Roma

Taxis blancos y una corriente interminable de Vespas corriendo a través de los arcos tallados en los antiguos muros aurelianos, que una vez fueron las puertas a la Antigua Roma. La capital de Italia es una ciudad donde dos universos paralelos coexisten. El contemporáneo paisaje urbano ha ido brotando alrededor de las ruinas. Ambos parecen a primera vista felizmente ignorantes de la presencia del otro. De camino al trabajo, jóvenes italianos pasan por los restos del Imperio Romano, de 2.000 años de antigüedad, sin siquiera echar un vistazo alrededor. La histórica Fontana de Trevi es ajena a las multitudes que se sientan en sus bordes, disfrutando del sol italiano. Y aun así, los dos mundos están inextricablemente unidos y son completamente dependientes –su supervivencia depende del otro. Haz que viajar en el tiempo sea más sencillo: alquila un coche en Roma con easyCar y deslízate entre las dos dimensiones.

Viaja en el tiempo a la Antigua Roma

Si te interesa la arqueología, has venido al lugar correcto: Roma está atestada de historia. Pasea por los caminos del Coliseo; mira hacia abajo al anfiteatro más grande que se haya construido nunca e imagina cómo era sentarse en uno de los 50.000 asientos, siendo espectador de una de las espantosas y sangrientas luchas. Pasa horas localizando los restos del Foro Romano. Lo que una vez fuera la pieza central de la Antigua Roma –fue el centro ceremonial, legal, social y de negocios- ahora es una fascinante dispersión de ruinas. Imagina cómo hubiera sido, en aquellos tiempos, lleno de romanos y en pleno funcionamiento. El Monte Palatino –la más céntrica de las siete colinas de Roma- es donde los emperadores y aristócratas de la Antigua Roma vivían. A pesar de su desvanecida grandeza, su escenario es todavía indiscutiblemente regio mientras permanece a 40 metros por encima del Foro Romano.

Viaje de un día a Castel Gandolfo

Escapa del bullicio de la Roma central y conduce 24 kilómetros dirección sudeste saliendo de la ciudad para descubrir la tranquilidad italiana en su faceta más serena. Castel Gandolfo es un pequeño y bonito pueblo que se asoma al Lago Albano. Enterrado en los montes Albanos, son mayoritariamente italianos –no turistas- los que toman el sol en los bordes de este lago en un cráter volcánico. Desempolva tu italiano para pedir en el pequeño restaurante y bar que está al borde del agua. También hay disponibles patinetes acuáticos para alquilar. Si la gente y la tierra seca son demasiado para ti, pedalea con tu patinete hacia una de las remotas esquinas del lago y sumérgete. Gracias al amplio tamaño del lago, de este modo podrás aprovechar de relativa privacidad. Una vez hayas finalizado de retozar en el agua, pasea por la inclinada colina hacia el pueblo. Castel Gandolfo parece de otro mundo comparado con Roma. Con un palacio papal en la villa, es posible que divises al papa aquí, aunque ha sido comunicado que el Papa Francisco ve el lugar como “demasiado lujoso”. Antes de conducir de vuelta a Roma, dirígete al Antico Ristorante Pagnanelli por su comida italiana de temporada en un entorno romántico.

Date un festín con los sabores de Roma

Roma es una ciudad de indulgencia. Nadie hace mejor comida que los italianos: el espresso, los pasteles, la pizza, la pasta, el gelato, el vino. Lee algo de la cultura gastronómica del país antes de salir de vacaciones. Por ejemplo, los romanos solo beben cappuccinos para desayunar. Y los espressos deben beberse de un trago, de pie en la cafetería. Toma tu tiempo para explorar los mejores restaurantes –prueba La Tavernaccia para una alegre visita a un restaurante familiar o Roma Sparita para degustar la famosa pasta ‘Cacio e Pepe’ –elaborada con queso pecorino y pimienta negra, servida en una envoltura de parmesano.

Para todo lo que hay que saber sobre comida italiana, apúntate a un tour. Eating Italy ofrece dos horas en dos barrios diferentes –una en Testaccio, otra en Trastévere. El tour de Testaccio se hace en el originalmente barrio culinario de Roma y permite a los visitantes experimentar la auténtica Roma, como un lugareño, en un tour de cuatro horas. El tour de Trastévere incluye 10 degustaciones italianas en el centro de la ciudad. Cada tour provee de un guía que explicará cada sabor y textura en detalle a la que vez que te guiará a través de la ciudad. Probarás los platos de pasta más famosos de Roma, experimentarás comida callejera romana de verdad, aprenderás cómo hacer tu propia bruschetta e incluso conocerás a las familias tras esa comida.

Parques y piazzas en Roma

Descubre los espacios verdes de Roma. Cuando hace calor, únete a los lugareños y visitantes para pasear por los bellos parques y piazzas de la ciudad. Los gigantes jardines de Villa Borghese están modelados a la perfección, con un invernadero de naranjos y un templo con vistas a un lago artificial. También allí puedes encontrar una réplica del Globe Theatre de Shakespeare, construida en 2003. Más allá de Borghese, puedes recorrer el Claustro de Sant’Andrea delle Fratte, escondido entre las Escaleras Españolas y la Fontana de Trevi. Los claustros tienen la atmósfera de un jardín secreto, devorado por el tiempo, con su fuente enmoquetada de helechos y musgo. Aunque no hay lugares para sentarse, los claustros ofrecen un lugar sereno para caminar sin prisa y contemplar.

Cosas que hacer en Menorca

Menorca es una de las Islas Baleares menos conocidas. Igual que las otras islas, tiene todo lo esencial: sol abrasador, mar azul cristalino y suave arena dorada. Los visitantes querrán, por supuesto, relajarse en la playa. Y hay muchas opciones. Cala Macarelleta es la apartada playa nudista, flanqueada por acantilados y la favorita de los lugareños. Y Cala Mitjana es otro lugar inalterado con una bahía perfecta para bañarse o tomar el sol. Si ves al llegar que no hay tiendas en la cercanía, no entres en pánico. Un hombre pasará, empujando su carretilla llena de fruta y con una nevera de bebidas bajo el brazo.

Pero Menorca es mucho más que tan sólo una tranquila isla de bellas costas y playas de postal. También tiene arboledas de olivos, galerías de arte, arquitectura ecléctica y abundancia de actividades acuáticas. Su rica historia la dejó con innumerables fuertes y ruinas. Visítalo todo alquilando un coche en Menorca con easyCar. Como visitante, mira más allá de la playa; Menorca tiene muchísimo que ofrecer.

Pedreres de s’Hostal Ciutadella es un laberinto de canteras renovadas, amorosamente modificadas en un espectáculo inspirador y asombroso por Lithica –una organización sin ánimo de lucro. Mucha de la piedra que una vez llenaba las canteras ha sido usada para construir imponentes casas y palacios dentro de la Ciutadella, solo a 1 kilómetro de distancia. Dentro de la red de canteras se encuentra un jardín botánico con hierbas y plantas medicinales. En el centro del laberinto hay un jardín medieval, completado con una fuente y rodeado de flores.

Navega por el mar – Menorca revela una costa impresionante y perfecta, de postal, y es difícil pasar algún tiempo aquí sin ser atraído por el mar. Navega en una travesía de 6,5 horas en catamarán con Menorca en Barco y disfruta de las vistas del litoral desde cubierta. Tu guía turístico te encontrará lugares donde podrás disfrutar del mar Mediterráneo de cerca; visita playas vírgenes y cuevas. Nadar y bucear también son una parte importante de la travesía. Comparte el mar con los erizos y los pepinos de mar, también podrás observar peces y manta-rayas.

Katayak ofrece hamacas a bordo de sus catamaranes. Los grupos son siempre pequeños, no excediendo nunca de diez personas. Aperitivos y bebidas están incluidos. Si te aburres de tanto relax y quieres más actividad, toma una excursión en kayak en Fornells y podrás visitar lugares más difícilmente accesibles. Para un día de lujo, decídete por un yate.

Recorre los olivares de la isla – Apúntate a una ruta del vino de Binifadet, una pequeña bodega. Las primeras viñas fueron plantadas aquí en 1979 pero llevan abiertas al público sólo desde 2004. Binifadet es uno de los secretos mejor guardados de la isla y muchos de sus visitantes lo describen como un “momento culminante del viaje”.

Después de la ruta hay una sesión gratuita de degustación del vino. No sólo la degustación tiene una gran reputación, sino que el restaurante de la bodega también tiene grandes elogios. Almuerza en la terraza, rodeada de viñedos. Es difícil marcharse sin comprar algún vino para llevar a casa contigo, aunque si compras suficiente puedes conseguir su transporte gratuitamente al Reino Unido.

Pasea por las calles empedradas de Binibeca Vell – En 1972, el arquitecto Antoni Sintes diseñó Binibeca Vell con el afán de recrear una villa pesquera tradicional. Las calles empedradas se entrelazan entre las casas encaladas junto a los arcos moriscos. Ahora es un popular resort familiar con restaurantes, bares y tiendas alineados en sus calles principales para peatones. También hay mucho entretenimiento para niños –ya sean pequeños o adolescentes- y existen innumerables variedades de playas a corta distancia en coche.

Contempla la puesta de sol desde una cueva labrada en un acantilado – Cova D’en Xoroi es uno de aquellos bares que solo existen en postales o películas con glamurosos famosos como protagonistas. Su espectacular emplazamiento parece de otro mundo. Tallado en un acantilado, es el perfecto mirador para el atardecer –o amanecer. Para el conductor que deba permanecer sobrio, es más que un bar: es una ubicación privilegiada. En la terraza, siéntate a la sombra de tu sombrilla de paja, mirando hacia abajo, hacia el mar donde la gente se mueve en kajak. Pasa hacia adentro, no podrás olvidar que estás en una cueva ya que la roca sobresale de las paredes. Disfruta una variedad de música, desde DJs a guitarras acústicas.

Cosas que hacer en Fuerteventura

Siendo una isla que presume de tres mil horas de sol al año, el retiro canario de Fuerteventura ha sido un favorito de las multitudes europeas buscando sol. Situada a tan sólo 100 km. de la costa marroquí en la misma latitud que Florida y Méjico, puedes esperar clima templado y buenos momentos mientras exploras preciosas playas (de las que tienes más de 150 kilómetros).

Su cercanía al paraíso volcánico de Lanzarote significa que puedes explorar fácilmente maravillas geológicas como alternativa a relajarte al sol. Fuerteventura también atrae miles de entusiastas de los deportes acuáticos, incluso albergando un evento del campeonato del mundo de Kite Surfing cada mes de julio. El paisaje singularmente escénico de dunas de arena y picos montañosos de la isla la convierten en el destino ideal para un descanso de playa durante todo el año.

Si todavía no estás convencido, piensa que la isla fue votada recientemente como la mejor de España por más de 1 millón de usuarios de TripAdvisor. Para entender la isla, lo mejor es un coche de alquiler en Fuerteventura con easyCar.

Aquí tienes nuestra selección de algunas de las cosas que no debes perderte.

Experimenta playas sin fin

Los visitantes se sentirán mimados con la variedad de opciones en cuanto a las gloriosamente extensas playas de arena a lo largo del perímetro de Fuerteventura. Los vientos que agracian la isla hacen que sea un paraíso surfero, además de elevar el mar de dunas que rodea la costa y les da a las playas un efecto ondulado.

Costa Calma, en el sur de la isla, es perfecta para tomar el sol y para deportes acuáticos, con el extra añadido de un jardín botánico a sus puertas, para los entusiastas de la naturaleza. Aquellos buscando escapadas menos comerciales deben dirigirse a Cofete en la costa oeste, que ofrece cinco kilómetros de arena inmaculada con una gran montaña de fondo. El tamaño de la playa se extiende por acres, por lo que es un lugar de tranquilidad, a menos que quieras coger enormes olas batidas por el viento.

Maravíllate con las dunas de arena de Corralejo

A menos de 10 minutos conduciendo hacia el norte, la población de Corralejo contiene un impresionante Parque Natural con vistas espectaculares de amplias dunas de arena y paisaje desértico que te harán sentir como si hubieras entrado al rodaje de La Guerra de las Galaxias.

Los caminos serpenteantes a través del montañoso panorama crean una atmósfera perfecta para conducir; en caso de que te aventures un poco hacia el interior de la isla, las vistas se prolongan por kilómetros a través de inmaculada arena blanca.

Disfruta de espectacular buceo

Un operador de tours ofrece expediciones de buceo alrededor de la isla para principiantes, expertos y entusiastas de la fotografía submarina. Tanto si prefieres arrecifes poco profundos con bulliciosa vida marina fluorescente o plataformas de rocas y cañones, las aguas alrededor de Fuerteventura son un festín para los ojos.

Abyss Fuerteventura en Corralejo ofrece inmersiones en varios lugares, incluyendo la cercana Isla de Lobos por sólo 50€, mientras que Deep Blue Diving en Caleta de Fuste, al sur de la capital, es una opción popular que ofrece excursiones a los arrecifes cercanos de Castillo y Salinas.

Atrapa el Carnaval

Anualmente, de enero a abril, en toda la isla se reserva una semana para su propio Carnaval. Aunque no es de la magnitud de Río, un despliegue de eventos deportivos, musicales y culturales culmina en una semana de glamurosas fiestas en carroza y baile hasta el amanecer.

Aquellos que quieran seguir hasta el alba deberán echarse una siesta a mediodía, ya que las fiestas empiezan sobre medianoche. El carnaval de Corralejo es un mar de lentejuelas y música, mientras que fiestas más apartadas como las de Betancuria o Antigua también merecen una visita.

Presencia los volcanes en la cercana Lanzarote

La última actividad volcánica en Fuerteventura fue afortunadamente hace 5.000 años, lo que significa que puedes descansar tranquilo sabiendo que tu soleada escapada ¡no será arruinada por actividad sísmica arbitraria! No obstante estos gigantes durmientes inspiran asombro, especialmente en la cercana isla de Lanzarote, que presume de vastos campos de lava y cráteres.

Las rutas diarias que salen de Corralejo se ofrecen convenientemente llevándote a Lanzarote en ferry, antes de embarcar en un recorrido alrededor del Parque Natural de Timanfaya, donde puedes admirar el espectacular entorno de tierra quemada e incluso presenciar un horno natural de comida. Los precios de las rutas son razonables a 40€ para adultos y 24€ para niños menores de 11 años.

Abre el apetito con deportes acuáticos

Entre el significado de Fuerteventura, “vientos fuertes”, las enormes olas y las fabulosas playas hacen de la isla un destino por definición para el surf, buceo de superficie, kayak y navegación. Las temperaturas raramente bajan de los 20 grados, incluso en invierno, lo que significa que es un destino para todo el año.

Las preciosas lagunas azules que hay por toda la isla de Lobos son geniales para un tour en kayak y buceo de superficie, mientras que hay literalmente docenas de lugares de surf a lo largo de la costa norte, para coger algunas olas oceánicas. Dirígete a la estrecha parte sur de la península para evitar las multitudes.