Mont Orgueil Castle

Una guía cultural de Jersey

Siendo la más grande las cinco principales Islas del Canal, Jersey tiene mucho que ofrecer culturalmente gracias a su fascinante fusión de influencias francesas y británicas. Museos, galerías y entretenimiento en abundancia para lograr una repleta escapada de fin de semana.

Si llegas volando, consigue un coche de alquiler en Jersey con easyCar y disfruta de la libertad de explorar mientras saltas de un destacado evento cultural a otro. Comenzaremos con un poco de contexto histórico antes de perfilar tu itinerario ideal.

 

Un bocado de la historia de Jersey

Se calcula que el ser humano llegó a Jersey hace alrededor de 250.000 años, cuando los cazadores nómadas llegaron en búsqueda de mamuts –difícil de imaginar hoy al ver su pintoresco campo y las afables maneras de su población mamífera. Vestigios de vida de los primeros tiempos son aún visibles hoy en lugares como La Houge Bie Museum, hogar de una excelentemente conservada sepultura de corredor y otras exhibiciones arqueológicas, componiendo una imagen de la civilización local 6.000 años a.C.

Tras los asentamientos iniciales, Jersey permaneció bajo el radar internacional durante siglos, antes de desarrollar fuertes lazos con Francia, durante el mandato de los normandos entre los siglos X y XIII. Esta temprana influencia francesa tuvo un impacto que dura hasta el día de hoy en las leyes de la isla y los nombres de los lugares, sobre los cuales se puede saber en mayor detalle en la exhaustiva exhibición de historia del Jersey Museum & Art Gallery Merchant’s House.

Saltando hacia delante, hasta tiempos relativamente recientes, encontramos que las costumbres inglesas fueron reemplazando a las costumbres tradicionales francesas tras la victoria británica en las Guerras Napoleónicas. El asentamiento de soldados y trabajadores produjo este cambio lingüístico al tiempo que la isla prosperaba como gran centro de construcción de barcos.

El siguiente gran periodo de transición llegó durante los tiempos oscuros de la Ocupación Alemana entre 1940 y 1945. El tan aclamado y contundente museo de túneles de guerra, Jersey War Tunnels Museum, es de visita obligatoria para quienes busquen aprender sobre este traumático periodo en mayor detalle; también se ofrecen tours de búnkeres y fortificaciones para grupos, para aprendizaje sobre el terreno.

El Jersey de la post-guerra se ha establecido como un centro financiero extraterritorial, convirtiéndose en uno de los paraísos fiscales más exitosos del mundo por guardar dinero discretamente, con la asombrosa cantidad de 5 billones de dólares almacenados por milla cuadrada. Los compradores de diamantes no se sentirán defraudados por las deslumbrantes opciones para comprar que ofrece St Helier, aunque afortunadamente para la mayoría, la isla también es manejable con presupuestos más pequeños.

Echando un vistazo a algunas galerías locales

Una vez que has tenido tu dosis de historia, puede que te apetezca algo de arte visual vibrante. Los lugareños adoran la Victoria Art Gallery, con su liviano abanico de peculiares piezas modernas, constituyendo una visita casual a la vez que entretenida. Una opción a mayor escala sería la Harbour Gallery situada en St Aubin. Hogar de la mayor colección de trabajos locales de las Islas del Canal, seguro que encuentras algo que llame tu atención, ya sea sus ingeniosas artesanías y textiles o pinturas al óleo de reconocidos artistas internacionales.

También pueden encontrarse exhibiciones más accesibles en el Centro de Arte de Jersey Berni Gallery, mientras que seguidores de Dalí pueden deslizarse en el surrealismo de las Islas del Canal en el anteriormente mencionado Jersey Museum & Art Gallery.

 

Cae en un paraíso culinario

Date el placer de una gastronomía de primera clase deleitándote con productos locales frescos de la isla. El marisco es un centro de atención natural debido al entorno marítimo, que cuenta con cuatro restaurantes con estrella Michelín dentro de su pequeño territorio de 72 kilómetros cuadrados. Los amantes del lujo deben disfrutar de la vista marina y las exquisitas vieiras del espléndido restaurante del Atlantic Hotel, mientras que aquellos que busquen algo más íntimo deberían reservar una cena romántica en The Candlelight en el centro de St Helier.

La cultura gastronómica de la isla está cogiendo mucha fuerza también fuera del ámbito de los restaurantes, con la cita anual en mayo del Jersey Food Festival, una fecha fijada entre las favoritas del calendario de los amantes de la buena comida. Esta celebración de exportaciones con denominación de origen como la patata Jersey Royal ofrece a los participantes una oportunidad de experimentar el campo de una forma nueva, como puede ser a través de actividades de recolecta enfocada a alimentos o mediante la degustación de suculentos productos.

Aprovecha la música en vivo y el teatro

Has comido como si fueras de la realeza y has abierto tu mente a nuevos horizontes artísticos e históricos. Ahora lo que te falta es algún entretenimiento destacado para después de cenar. Puede encontrarse juerga nocturna y música en directo todos los fines de semana en The Watersplash en St Ouen, que presenta DJs internacionales y eventos informales de micro abierto. A las personalidades más suaves les encantará Roberto’s Jazz Bar en el Savoy, donde te sentirás como si hubieras entrado en el set de rodaje de la película “Uno de los nuestros” para disfrutar de una cena exquisita y una interpretación musical magistral.

Por lo demás, puedes cambiar canciones por monólogos en la Jersey Opera House, que ofrece producciones del National Theatre junto a reconocidos musicales y actuaciones tributo. Espectáculos a menor escala pueden encontrarse también en el Jersey Arts Centre.  

 

Share: