Kelingrove art gallery

Una guía cultural de Glasgow

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on StumbleUponShare on RedditEmail this to someone

Glasgow tiene reputación de “cutre-chic”. No es pretencioso pero ciertamente tiene estilo. El arte corre por las venas de la ciudad: está en todas partes -en los incontables museos gratis y pintado en las calles de la ciudad. Para echarle un vistazo a todo, lo mejor que puedes hacer es alquilar un coche en Glasgow con easyCar.

La ciudad más grande de Escocia presume de ser la escena de arte contemporáneo más grande del Reino Unido fuera de Londres, y en el centro del universo de la ciudad se encuentra The Glasgow School of Art. El edificio está considerado como la obra maestra de Charles Rennie Mackintosh, el arquitecto más famoso de Glasgow.

No solo la escuela de arte genera oleadas de estudiantes bien vestidos, también genera una notable cantidad de artistas ganadores del premio Turner: desde Richard Wright y Simon Starling a Douglas Gordon. Otros famosos estudiantes graduados incluyen Jenny Saville y David Shrigley.

Los alquileres baratos hacen que muchos artistas permanezcan aquí tras la universidad, cimentando la atmósfera creativa de la ciudad y formando una escena artística que se extiende más allá de la comunidad estudiantil.

Aprende más sobre la escena de arte menos popular en la extensa serie de galerías de la ciudad. Observa la diversa colección internacional en Kelingrove; visita GoMa, la galería de arte más visitada de Escocia y no te olvides de People’s Palace, asentada en el pintoresco Glasgow Green junto a la gran fuente Royal Doulton Fountain.

Glasgow no ha sido siempre un faro de creatividad. Después del decline de su industria naval, la ciudad se volvió gris y deprimente. Los alquileres en barrios pobres fueron cambiados por altas torres de viviendas, cambiando la línea del horizonte de la ciudad y rompiendo comunidades muy establecidas. Negligencia y pobre diseño urbanístico comenzaron a engendrar crimen y expandieron miseria.

Mas los años 80 y 90 fueron el punto de inflexión de Glasgow. La ciudad estaba decidida a cambiar, a no resignarse a la irrelevancia. Un distrito financiero comenzó a emerger, revigorizando la economía local, y la arquitectura se convirtió en su nuevo enfoque –la piedra de la ciudad comenzó a compartir espacio con monumentos al cristal y al acero. Ahora su paisaje urbano es una mezcla de modernidad, edificios victorianos, diseños de Art Nouveau y fachadas de palazzos italianos.

En 1990 Glasgow fue nombrada Ciudad Europea de la Cultura, la primera ciudad de Reino Unido en convertirse en capital cultural, confirmando su reputación como centro de artes. Más tarde siguió una avalancha de premios. En 1999 fue nombrada Ciudad de Arquitectura y Diseño, y en 2003 Capital Europea del Deporte. En 2014 fue el emplazamiento de los Juegos de la Commonwealth.

Glasgow tiene una rica y diversa historia religiosa, llegando hasta nuestros días. Explora el espectro completo: desde la Reforma Escocesa y la llegada de los inmigrantes católicos irlandeses en los siglos XIX y XX, a la más reciente llegada de una minoría musulmana y una tensión de católicos-protestantes, cristalizándose en clubs de fútbol y escuelas públicas separadas. Visita el Museo de Vida Religiosa y Arte de St Mungo en la parte este del Precinto de la Catedral. Aquí podrás encontrar preciosos artefactos y arte religioso.

Sí, Glasgow tuvo sus periodos sombríos, pero ha sido siempre una ciudad sociable llena de música. En los años 20, tenía más salas de baile que ningún otro lugar en el Reino Unido. Los lugareños son un grupo resistente: miles de ellos siguieron bailando durante los años 40 al tiempo que los bombarderos alemanes rugían sobre sus cabezas.

Para amantes de la música, aún queda una impresionante cantidad de opciones a elegir. Para una bohemia guarida intenta SWG3, que se encuentra en un arco en la autopista. Aquí encontrarás estudios de arte, una galería, clubs y salas de conciertos. Para una noche más íntima dirígete a The Poetry Club, un bar estilo taberna donde se recita y se celebran pequeñas fiestas. O revive el punk en The Classic Grand o en Nice n Sleazy.

Para visitantes a quienes les guste sentarse mientras escuchan música existe The Glasgow Royal Concert Hall, hogar de The Royal Scottish National Orchestra o The Royal Conservatoire of Scotland –una facultad que también ofrece actuaciones públicas. Cada año en junio, el Glasgow International Jazz Festival desciende sobre la ciudad. Y la música folclórica tradicional escocesa no está nunca muy lejos.

Celtic Connections es otro festival de música escocesa auténtica, ofreciendo más de 300 eventos de música celta cada enero.

Visitantes hambrientos de cultura tienen un montón de cosas con las que llenar su viaje a Glasgow. Alquilando un coche en Glasgow con easyCar podrás ver tanto como te sea posible.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on StumbleUponShare on RedditEmail this to someone
Share:

Deja un comentario