Betancuria

Una guía cultural de Fuerteventura

Las Canarias están más cerca del norte de África que de Europa, y ninguna más que Fuerteventura, la segunda isla más grande después de Tenerife extendiéndose hasta sólo 100 kilómetros de la costa marroquí.

Muchos ven Fuerteventura simplemente como un destino de playa para pasar unos días de sol y tranquilidad, aunque la larga historia de la isla tiene mucha cultura que disfrutar junto a las atracciones naturales de alta relevancia.

Este artículo te dará algo de contexto histórico sobre Fuerteventura, además de contener varios eventos culturales destacados, desde arte a arqueología, que seguro cambiarán el panorama de tu viaje y añadirán algo de estilo extra al paisaje desértico.

Historia

Mucho antes de la visita de los primeros colonos, las Islas Canarias estaban pobladas por tribus paganas que llegaron mayoritariamente del norte de África y a día de hoy son conocidas como la gente Maho, denominados así por el calzado de piel de cabra que ellos mismos elaboraban.

Los conquistadores Jean De-Béthencourt y Gadifer de la Salle llegaron a Lanzarote en 1402, completando su conquista de Fuerteventura en 1405 y estableciendo una capital en Betancuria, en las colinas al suroeste de la isla.

En los siglos que siguieron, la isla fue presa de numerosas invasiones piratas que impulsaron la construcción de castillos en un intento de ahuyentar agresores, al tiempo que se forzó a gran parte de la población hacia dentro de la isla, lejos de la vulnerable y desprotegida costa.

Con el tiempo, la monarquía española dio el control de la isla en 1708 a los líderes de la milicia local, conocidos como los Coroneles, para intentar mantener a raya a saqueadores extranjeros, lo que llevó a más de un siglo de mandato feudal y la creación de distritos en el sur llamados La Oliva y Pájara.

Tras obtener la autonomía de España en 1912, la industria del turismo de la isla floreció en los años 60, y la población creció de 11.000 en 1911 a justo sobre 103.000 en 2009. Con la recesión global de 2008, muchos temieron que Fuerteventura pasaría dificultades dada su dependencia al turismo (13 millones de personas visitaron las Islas Canarias en 2014); aun así, algunos ven esta desaceleración como positiva en términos de la preservación de las joyas ecológicas de la isla y la elusión de la sobre-comercialización que creen podría arruinar la isla.

El futuro se ve prometedor para los conservacionistas, habiendo reconocido UNESCO recientemente la belleza natural de la isla premiándola con el estado de Reserva de la Biosfera en 2009 y habiendo propuesto el gobierno ambiciosos planes para transformar la costa oeste al completo en un parque natural.

Eventos culturales destacados

Anidados en el pintoresco paisaje se encuentran algunas de las más antiguas iglesias y estructuras del archipiélago canario, así como algunos intrigantes y pequeños museos exhibiendo reliquias, arte y productos locales.

Betancuria

A poco menos de cuarenta minutos conduciendo desde el aeropuerto se encuentra Betancuria. Esta singular y recóndita ciudad es una antigua capital con un tumultuoso pasado. Aunque fue construida hacia el interior para protegerse de invasores, aun así fue saqueada por el pirata Jaban en 1593, lo que condujo en 1691 a la consiguiente remodelación de su principal templo, la Iglesia de Santa María, antes de perder su rango de capital en 1834 debido al crecimiento del comercio en la costa este.

En la actualidad, la pequeña población atrae visitantes gracias a la fotogénica iglesia antes mencionada y gracias a que también alberga talleres de artistas locales y un restaurante, así como un museo arqueológico y uno de arte; ambos recomendados si se quiere captar una idea de la historia de las islas.

Nuestra Señora de Regla

Dentro del pequeño pueblo de Pájara, en la península Jandía, se encuentra esta singular iglesia con su característica entrada de piedra, de la cual se dice que tiene influencias aztecas. El ornamentado y bien preservado trabajo en piedra es impresionante. A diez minutos conduciendo dirección este está el igualmente precioso pueblo de Tuineje, que fue una vez campo de batalla entre granjeros locales y piratas ingleses. El imponente faro de la villa merece también una visita.

Una excelente forma de visitar la iglesia es como parte del Grand Tour de Fuerteventura que incorpora muchos de los principales lugares históricos de la isla en un viaje de un solo día.

Parque escultórico Puerto del Rosario

Como cada vez más visitantes acuden en masa a Fuerteventura, la capital y principal puerto de la isla ha intentado fortalecer su posición cultural mediante el encargo de 50 esculturas callejeras por toda la villa. Éstas añaden verdadero carácter al recientemente rehabilitado paseo marítimo y son una placentera sorpresa a descubrir de paseo por la ciudad.

Puerto del Rosario también presume de auditorio de 570 asientos para bailes y conciertos, así como un museo de cultura local con exhibiciones de arte y fotografía.

Share:

Deja un comentario