Malaga landscape

Guía cultural de Málaga

Málaga es el portal a la Costa del Sol, pero la ciudad ofrece mucho más que centros turísticos y playas bañadas por el sol: es también la ciudad natal de Pablo Picasso.

El joven Picasso vivió en Málaga los primeros diez años de su vida, de 1881 a 1891. Fue aquí donde pronunció sus primeras palabras –“piz, piz!” (por lápiz), según su madre- y donde empezó su entrenamiento como artista.

Fue el mismo Picasso quien solicitó que se construyese un museo en Málaga para sus trabajos, además de ser su nuera y su nieto quienes supervisaron la creación del Museo Picasso Málaga. Actualmente hay 233 trabajos de Picasso en la colección, además de 43 en préstamo. Hay muchísimo más que ver en la ciudad aparte de este museo, así que asegúrate de reservar online tu alquiler de coche en Málaga con easyCar antes de salir.

El museo se ha convertido en un emblema del hombre que dejó semejante marca en la definición de arte europeo. No solo la colección da un sentido de su inmensurable talento sino que también comunica la política dentro de su trabajo –su enfoque en las injusticias experimentadas por minorías sociales. Una serie de exhibiciones temporales provee de una mirada más concentrada en su arte.

El legado de Picasso está al frente de la revolución cultural de Málaga. Desesperada por sacudirse de encima la imagen de “corriente”, la ciudad está canalizando su dinero y esfuerzos en la escena artística.

Durante la pasada década nuevas galerías han abierto sus puertas –diversificando el elemento de Picasso de la ciudad. CAC Málaga presenta trabajos internacionales de nombres muy conocidos como Damien Hirst, Louise Bourgeois y Olafur Eliasson. También da espacio a artistas españoles emergentes. El Museo de Carmen Thyssen lleva a los amantes del arte atrás en el tiempo, alojando mayoritariamente pintura andaluza del siglo XIX.

La Térmica, que abrió hace solamente dos años, ha evolucionado rápidamente en un centro cultural con un programa formidable de exhibiciones, charlas y performances. Microteatro Málaga continúa esta vibración contemporánea y artística. El espacio cultural combina cocktails con performances alternativas de vanguardia y se ha convertido en el lugar al que hay que ir para los artistas jóvenes de la ciudad. Conocido por sus talentos del teatro local, también aloja exhibiciones de arte, desfiles de moda y talleres de literatura.

Para entregarte al espectáculo de la cultura andaluza, dirígete al Centro de Arte Flamenco Kelipe, que organiza auténticas noches de flamenco. Aquí, los jueves, viernes y sábados puedes cenar mientras ves el espectáculo. Los bailaores son un remolino de pasión movido por la banda sonora de la guitarra española y la intimidad del local hace que la audiencia pueda incluso sentir las vibraciones irradiando desde el escenario.

El Clarence Jazz Club es otro gran escenario musical de Málaga. Situado junto a la catedral y rodeado por restaurantes de tapas, el club tiene un ecléctico programa de jazz y blues español e internacional de miércoles a sábado.

Aparte de su arte y su música, Málaga tiene también una rica historia. Es una de las ciudades más antiguas del mundo. Su posición, en el borde de Europa con África, significa que la ciudad ha cambiado de manos a través de los siglos y los enfrentamientos por Málaga –entre católicos, musulmanes o romanos- es una batalla que aún es evidente en la arquitectura de la ciudad.

Los visitantes pueden también explorar La Manquita, la catedral de la ciudad, fundada en el emplazamiento de una mezquita en el siglo XV. Los lugareños llaman afectuosamente al lugar “la mujer manca” porque la torre sur nunca fue completada.

Mirando hacia abajo sobre la ciudad se encuentran tres de los lugares más emblemáticos y famosos de Málaga: el Castillo de Gibralfaro, la Alcazaba y el Teatro Romano. La Alcazaba es una fortaleza típica de la España islámica. Los visitantes acuden en masa a la Torre del Homenaje, que es su torre principal y una de las 110 torres de la Alcazaba. El Castillo de Gibralfaro fue construido como puesto de vigilancia para defender la ciudad y llegó a ser tan icónico para los católicos que vivieron aquí que pusieron el edificio en su escudo de armas.

Visita el complejo al anochecer para contemplar la ciudad más abajo, inundada por una neblina dorada. Para ver el despliegue completo de jardines, fuentes y patios de la Alcazaba, toma el camino que va a lo largo del muro desde el castillo a los jardines. Si los visitantes consiguen estar allí en el momento correcto, pueden acabar su día escuchando una actuación gratuita al aire libre en el teatro romano.

Hay un montón de cosas que hacer en la ciudad, así que asegúrate de alquilar un coche en Málaga con easyCar.

Share:

Deja un comentario