Cosas que hacer en Roma

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on StumbleUponShare on RedditEmail this to someone

Taxis blancos y una corriente interminable de Vespas corriendo a través de los arcos tallados en los antiguos muros aurelianos, que una vez fueron las puertas a la Antigua Roma. La capital de Italia es una ciudad donde dos universos paralelos coexisten. El contemporáneo paisaje urbano ha ido brotando alrededor de las ruinas. Ambos parecen a primera vista felizmente ignorantes de la presencia del otro. De camino al trabajo, jóvenes italianos pasan por los restos del Imperio Romano, de 2.000 años de antigüedad, sin siquiera echar un vistazo alrededor. La histórica Fontana de Trevi es ajena a las multitudes que se sientan en sus bordes, disfrutando del sol italiano. Y aun así, los dos mundos están inextricablemente unidos y son completamente dependientes –su supervivencia depende del otro. Haz que viajar en el tiempo sea más sencillo: alquila un coche en Roma con easyCar y deslízate entre las dos dimensiones.

Viaja en el tiempo a la Antigua Roma

Si te interesa la arqueología, has venido al lugar correcto: Roma está atestada de historia. Pasea por los caminos del Coliseo; mira hacia abajo al anfiteatro más grande que se haya construido nunca e imagina cómo era sentarse en uno de los 50.000 asientos, siendo espectador de una de las espantosas y sangrientas luchas. Pasa horas localizando los restos del Foro Romano. Lo que una vez fuera la pieza central de la Antigua Roma –fue el centro ceremonial, legal, social y de negocios- ahora es una fascinante dispersión de ruinas. Imagina cómo hubiera sido, en aquellos tiempos, lleno de romanos y en pleno funcionamiento. El Monte Palatino –la más céntrica de las siete colinas de Roma- es donde los emperadores y aristócratas de la Antigua Roma vivían. A pesar de su desvanecida grandeza, su escenario es todavía indiscutiblemente regio mientras permanece a 40 metros por encima del Foro Romano.

Viaje de un día a Castel Gandolfo

Escapa del bullicio de la Roma central y conduce 24 kilómetros dirección sudeste saliendo de la ciudad para descubrir la tranquilidad italiana en su faceta más serena. Castel Gandolfo es un pequeño y bonito pueblo que se asoma al Lago Albano. Enterrado en los montes Albanos, son mayoritariamente italianos –no turistas- los que toman el sol en los bordes de este lago en un cráter volcánico. Desempolva tu italiano para pedir en el pequeño restaurante y bar que está al borde del agua. También hay disponibles patinetes acuáticos para alquilar. Si la gente y la tierra seca son demasiado para ti, pedalea con tu patinete hacia una de las remotas esquinas del lago y sumérgete. Gracias al amplio tamaño del lago, de este modo podrás aprovechar de relativa privacidad. Una vez hayas finalizado de retozar en el agua, pasea por la inclinada colina hacia el pueblo. Castel Gandolfo parece de otro mundo comparado con Roma. Con un palacio papal en la villa, es posible que divises al papa aquí, aunque ha sido comunicado que el Papa Francisco ve el lugar como “demasiado lujoso”. Antes de conducir de vuelta a Roma, dirígete al Antico Ristorante Pagnanelli por su comida italiana de temporada en un entorno romántico.

Date un festín con los sabores de Roma

Roma es una ciudad de indulgencia. Nadie hace mejor comida que los italianos: el espresso, los pasteles, la pizza, la pasta, el gelato, el vino. Lee algo de la cultura gastronómica del país antes de salir de vacaciones. Por ejemplo, los romanos solo beben cappuccinos para desayunar. Y los espressos deben beberse de un trago, de pie en la cafetería. Toma tu tiempo para explorar los mejores restaurantes –prueba La Tavernaccia para una alegre visita a un restaurante familiar o Roma Sparita para degustar la famosa pasta ‘Cacio e Pepe’ –elaborada con queso pecorino y pimienta negra, servida en una envoltura de parmesano.

Para todo lo que hay que saber sobre comida italiana, apúntate a un tour. Eating Italy ofrece dos horas en dos barrios diferentes –una en Testaccio, otra en Trastévere. El tour de Testaccio se hace en el originalmente barrio culinario de Roma y permite a los visitantes experimentar la auténtica Roma, como un lugareño, en un tour de cuatro horas. El tour de Trastévere incluye 10 degustaciones italianas en el centro de la ciudad. Cada tour provee de un guía que explicará cada sabor y textura en detalle a la que vez que te guiará a través de la ciudad. Probarás los platos de pasta más famosos de Roma, experimentarás comida callejera romana de verdad, aprenderás cómo hacer tu propia bruschetta e incluso conocerás a las familias tras esa comida.

Parques y piazzas en Roma

Descubre los espacios verdes de Roma. Cuando hace calor, únete a los lugareños y visitantes para pasear por los bellos parques y piazzas de la ciudad. Los gigantes jardines de Villa Borghese están modelados a la perfección, con un invernadero de naranjos y un templo con vistas a un lago artificial. También allí puedes encontrar una réplica del Globe Theatre de Shakespeare, construida en 2003. Más allá de Borghese, puedes recorrer el Claustro de Sant’Andrea delle Fratte, escondido entre las Escaleras Españolas y la Fontana de Trevi. Los claustros tienen la atmósfera de un jardín secreto, devorado por el tiempo, con su fuente enmoquetada de helechos y musgo. Aunque no hay lugares para sentarse, los claustros ofrecen un lugar sereno para caminar sin prisa y contemplar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on StumbleUponShare on RedditEmail this to someone
Share:

Deja un comentario