Cosas que hacer en Mallorca

Mallorca es la más grande de las Islas Baleares. Ofrece una excelente experiencia vacacional durante todo el año y en ella se puede disfrutar en verano de paradisíacas playas de arena blanca y, en meses más frescos, de impresionantes paseos por la montaña y aventuras al aire libre. Una escapada de fin de semana te da tiempo suficiente para disfrutar de la sublime arquitectura y la cultura de Palma, la capital de la isla, junto con algunas de las joyas naturales tierra adentro; mientras que una estancia más extensa es ideal para un viaje por carretera centrado en lo más destacado de la costa o en pintorescos pueblos en colinas. Para aprovechar al máximo las visitas a estos pueblos y paisajes rocosos deberías alquilar un coche en Mallorca con easyCar.

En años recientes se ha visto un incremento en el número de hoteles de lujo brotando alrededor de comerciales resorts costeros, así como por el encantador interior rural de Mallorca, dándote muchas opciones para estancias nocturnas. Mientras tanto, la temporada baja entre octubre y mayo es un tiempo excepcional para experimentar la Serra de Tramuntana, cordillera merecedora de ser Patrimonio de la Humanidad, con temperaturas sobre los 20 grados y exquisitos almendros en flor dando vida al paisaje.

Aquí tienes una selección de nuestras recomendaciones destacadas en cuanto a cosas que hacer en Mallorca.

Descubre impresionantes paisajes costeros

Algo que no se deben perder los fotógrafos es Cap de Formentor, que puede decirse es el tramo de costa más extraordinario de Mallorca. Con espectaculares y erosionadas formaciones de roca caliza marcando el perímetro de la isla, esta península es el perfecto recorrido panorámico en coche.

Asegúrate de parar y admirar las vistas de picos escarpados desde el Mirador de Sa Creueta y el panorama desde la torre de vigilancia Talaia de Albercuix. Las carreteras hacia el norte alcanzan alturas mareantes, pero puedes premiar tu valentía con una exquisita cena en el hotel frente al mar Barcelò Formentor para culminar tu viaje.

Encuentra una playa para cualquier ocasión

Como sus primos mediterráneos, Mallorca no decepciona en cuanto a playas. Aquellos en búsqueda de paisajes retirados deben dirigirse a Cala Tuent en el centro-norte de la isla, ya que ofrece impresionantes vistas de la montaña más alta de las Baleares, Puig Major, y está flanqueado por tranquilos bosques de pinos en una serena y resguardada cala.

Una opción más apta para familias sería Cala Comtessa, que se sitúa sólo a 20 minutos en coche en dirección oeste desde Palma y tiene arena suave, aguas poco profundas y el tan importante puesto de helados.

Finalmente a los más aventureros les encantará Cala Varques, únicamente accesible en barco o a pie, presumiendo de sus aguas azul zafiro y una increíble red de cuevas subterráneas que son más que suficiente para justificar el esfuerzo.

El Paseo Marítimo de Palma de Mallorca

La elegante capital de la ciudad tiene mucho que ofrecer a visitantes en cuanto a cultura, gastronomía y compras. Siendo hogar de la mitad de la población de Mallorca, Palma es un centro comercial con un encantador centro histórico resumido en la sensacional Catedral de La Seu, que domina el frente marítimo con su magnífica arquitectura gótica.

Asegúrate de explorar el imponente Palacio de la Almudaina del siglo XIII, con el Barrio Árabe alrededor, para saborear la historia antes de dirigirte al moderno barrio de Santa Catalina, con sus abundantes opciones para comer al fresco y comprar en boutiques.

Explora pintorescos pueblos en la cima

Hay mucho que ver tierra adentro, con variedad de encantadores pueblos sobre cimas que se pueden visitar durante escénicos viajes en coche por el campo bañado por el sol. Fornalutx está anidado dentro de la antes mencionada Serra de Tramuntana y se completa con campos de cítricos, ‘jardines inteligentes’ y verdes contraventanas que le convierten en una atractiva parada en boxes.

Más al norte se encuentra Pollença, donde puedes subir los 365 escalones bordeados de cipreses que llevan a la iglesia del Calvario, que ofrece una bella vista panorámica de la población y sus montañas circundantes.

Para aquellos que busquen una dosis extra de tranquilidad sólo han de conducir 18 km. hacia el norte de Palma, a la tranquila Valledemossa, que es hogar del antiguo monasterio de Sa Cartoxia.

Maravíllate con el Mediterráneo desde cerca

Los entusiastas de los deportes acuáticos se sentirán en casa en la isla, con numerosas instituciones ofreciendo buceo de superficie, navegación en kayak, buceo y más. El centro de buceo Actionsport Mallorca en el Port de Pollença ofrece excursiones a precios razonables para principiantes y expertos por igual. Si prefieres permanecer sobre el agua ve en un viaje de un día en catamarán desde el famoso punto de fiesta Magaluf.

Adictos a la adrenalina no querrán perderse la última moda de Flyboarding, donde cañones de agua a presión te propulsan a nuevas alturas para hacerte sentir como un superhéroe o superheroína.

Piérdete en tierra

Si te inclinas por mantenerte seco, no temas ya que también hay mucho deporte que disfrutar lejos de la costa. Los tours en bicicleta de montaña para todos los niveles ofrecen una excitante oportunidad de asimilar las vistas y bombear la sangre. La escalada también es popular dada la abundancia de paredes escarpadas de los acantilados de Mallorca, con oferta de días de aventura en familia o ascensiones más avanzadas. Si prefieres algo más lento hay algunas formidables caminatas que cubren antiguos senderos montañosos previamente usados por pastores y cazadores.

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *