Cosas que hacer en Málaga

Fue en los años 50 cuando la Costa del Sol pasó a ser vista como chic. Cuando glamurosas celebridades como Frank Sinatra y Brigitte Bardot empezaron a tomar sus vacaciones en la costa sur de España, europeos corrientes decidieron que ellos también tenían derecho a una dosis veraniega de sol, mar y arena. Y han estado viniendo desde entonces. No te desanimes por las olas de turistas internacionales que se precipitan hacia Málaga cada año. Tienen razones para venir.

La Málaga moderna ha florecido como destino atractivo. Muchos turistas británicos y alemanes han encontrado la mezcla de atracciones turísticas y cultura andaluza tan seductora, que sus vacaciones nunca acabaron –se mudaron a la ciudad permanentemente. El atractivo de Málaga no es solamente la ciudad en sí misma sino sus alrededores. Alquila un coche en Málaga con easyCar para explorar completamente el silvestre campo español y la perfecta fotogenia de la Costa del Sol.

Una explosión de color en la Feria de Málaga

Cada agosto, Málaga alberga una de las ferias de verano más grandes de Europa –dos millones de personas descienden en la ciudad, mientras que las calles se llenan de color y los edificios se empapan de luz. En Málaga, mujeres españolas –jóvenes o maduras- se ponen a bailar flamenco espontáneamente y hombres con camisas blancas montan caballos andaluces a través de la multitud. Los fuegos artificiales inician las fiestas, seguidos por un desfile y un recinto de atracciones. Existe una rivalidad feroz entre Málaga y la cercana Sevilla –que también tiene una feria de verano. Cada año, la feria de cada ciudad intenta superar a la otra, siendo cada vez más y más espectaculares.

Viaja por un día a África

Para entender realmente el legado cultural de Málaga –la historia de España y Marruecos está entrelazada- haz un viaje de un día a Tánger. África está sólo a 22 kilómetros de la punta más al sur de España y se ofrecen tours entre las dos ciudades. Ya sea uniéndote a un viaje organizado o conduciendo tú mismo a Algeciras para tomar el ferry de una hora a Tánger. Piérdete en los zocos de Tánger y los bazares marroquíes o echa un vistazo a la casba, las antiguas fortificaciones rodeando la ciudad. Toma un té en Fils de Detroit, una pequeña cafetería donde músicos árabe-andaluces tocan laúdes y percusión.

Escapa de las multitudes en el lago Bermejales

A menos de dos horas en coche desde Málaga se encuentra el lago Bermejales, un embalse artificial donde los españoles vienen a escapar de la frenética Costa del Sol. Aquí el paisaje es impresionante –el agua es de un turquesa profundo, llena de peces y cálida, como agua de baño. Hay un área de playa cerca del campamento del lago. Los visitantes energéticos pueden ir en canoa o navegar y los niños pueden alquilar patinetes de agua con tobogán incluido. Alejado del circuito turístico, el lago brinda también un descanso excepcional de las multitudes –mucha gente simplemente elige relajarse en la paz y total quietud que el lago tiene que ofrecer.

Conviértete en Indiana Jones en el desfiladero de Los Cahorros

Escarpados acantilados de piedra forman el desfiladero de Los Cahorros, situado dentro del impresionante Parque Natural de Sierra Nevada. Para llegar allí, conduce desde Málaga al pequeño pueblito de Monachil. Perfecto para escaladores, los caminos serpentean entrelazándose con la piedra; la ruta que traza el río Monachil es excepcionalmente bella y agradable para familias. Los visitantes irán topando con cascadas y piscinas en la roca. Aquí hay muchas oportunidades de aventura –gatea por túneles y camina por los famosos puentes colgantes. Para visitantes de invierno, aquí se encuentra la estación de esquí más al sur de Europa, Pradollano.

Explora la Málaga morisca

En el siglo VIII, la Península Ibérica fue conquistada por musulmanes del norte de África. Conocidos entonces como “los moros”, tenían un estilo distintivo de arquitectura y dejaron su marca diseminada por España y Portugal.

La Alcazaba es el lugar emblemático más impresionante de Málaga: una fortaleza en una colina, amenazante sobre la ciudad. Mirando hacia África, fue construida originalmente para proteger la ciudad de piratas. Hoy permanece en extraordinarias condiciones –la mayoría de sus torreones siguen en pie, así como tres de sus patios. Dentro de la Alcazaba encontrarás una red de pasillos, patios y jardines, y un empinado pasadizo amurallado que enlaza con el Castillo de Gibralfaro.

Construido en el siglo XIV, Gibralfaro existe para proteger la Alcazaba. Por la noche está iluminado y brilla sobre Málaga, ganándose su nombre, que significa “faro de la montaña”.

Podrás ver todos estos lugares y más alquilando un coche en Málaga con easyCar.

 

Share: