Cosas que hacer en Edimburgo

Edimburgo es la joya del norte de Gran Bretaña. A menudo pasada por alto por visitantes en favor de la más conocida Londres, la ciudad capital de Escocia es un hervidero de historia y cultura. Alquilar un coche en Edimburgo es fácil con easyCar; los visitantes pueden explorar cada rincón de la densamente poblada ciudad, así como sumergirse en los espacios silvestres con sus cardos, más allá de los bordes de la ciudad.

Asciende Arthur’s Seat

Asomándose sobre Edimburgo se encuentra Arthur’s Seat. El volcán durmiente se eleva sobre la expansión urbana; un gigante escocés labrado en la roca. Asentado dentro de los 640 acres de Holyrood Park, ofrece impresionantes vistas de la ciudad y una muestra del salvaje panorama escocés que yace más allá de la capital. Explora Arthur’s Seat a pie; conduce hasta el Parlamento Escocés para comenzar tu caminata hasta la cumbre. Mientras asciendes cada vez más alto, divisa el río Forth, las turbinas eólicas de Fife, las colinas Pentland Hills y el Castillo de Edimburgo. La mejor vista aérea de la ciudad con diferencia.

Piérdete en el corazón medieval de Edimburgo

Pasa por las bóvedas y las calles angostas –conocidas como wynds– del casco antiguo de Edimburgo. El área se prolonga a lo largo de un alto cerro hasta el castillo de Edimburgo. Las callejuelas serpenteantes revelan patios ocultos y edificios de apartamentos de la era de la Reforma. Curiosas tiendas, iglesias y edificios de gran altura también bordean las calles. Los visitantes pueden incluso explorar bajo tierra, ya que bajo el casco antiguo existe un laberinto de calles subterráneas. Mary King’s Close (Callejón sin Salida de Mary King) era, en los siglos XVII y XIX, un bullicioso centro de actividad –la gente vivía, trabajaba y moría en sus corredores subterráneos. En el siglo XVII, las calles se abrieron a los cielos y los comerciantes pudieron venir aquí para vender sus productos.

Actualmente es una atracción turística, pero Mary King’s Close es rica en historias de la plaga, asesinatos y avistamientos de fantasmas. Se cree que su reputación sobre apariciones se origina en su proximidad al viejo Nor Loch –antiguamente un pantano altamente contaminado. El biogás emitido por el pantano alcanzaría el callejón sin salida, creando una inquietante luz y a veces causando alucinaciones.

Visita el Castillo de Edimburgo

Dominando la línea del horizonte de la ciudad se encuentra el Castillo de Edimburgo. Ocupado desde la Edad de Hierro, es un monumento a la rica historia de Edimburgo que fascina a turistas de todo el mundo. Un importante bastión del Reino de Escocia, ha jugado un papel en muchos de los conflictos del país –desde las Guerras de Independencia Escocesas hasta el Alzamiento Jacobita. Investigaciones recientes indican que la fortaleza puede ser el lugar más asediado del Reino Unido y uno de los más atacados del mundo; ha estado envuelto en 26 asedios en 1.100 años.

Dentro del castillo, se encuentran las Joyas de la Corona de Escocia (los Honores) y la Piedra del Destino –a través de los años, este bloque de piedra se ha convertido en una reliquia sagrada y un símbolo de la nacionalidad escocesa.

Date un banquete con manjares escoceses

Si los escoceses saben de algo, es de whiskey. Los bares en Edimburgo gozan de la oportunidad de presentar a los visitantes con la bebida favorita de Escocia. Uno de los mejores es el Whiski Bar –un acogedor local en la Royal Mile, con su decoración en oscura madera de caoba y una pared al fondo repleta de botellas de whiskey. Su misión es ser tan escocés como sea posible y cada tarde la música folk resuena desde la esquina del pub. Tómate un whiskey con ‘fish and chips’ (pescado con patatas fritas) del Whiski Bar o baja la calle hasta el Royal McGregor para una degustación de otro manjar escocés: Haggis. No recomendado para vegetarianos o comensales quisquillosos, el Haggis está hecho con casquería de oveja o ternero, con sebo, avena y aderezo. Puede sonar asqueroso pero lo cierto es que es delicioso –particularmente tras un día frío subiendo y bajando los incontables escalones del casco antiguo. Aquí el Haggis se sirve en una torre de ‘neeps and tatties’ (nabo y patata), rociado con ‘gravy’ (salsa de carne) de romero. Si no estás preparado aún para un plato de Haggis completo, prueba los Haggis Fritters (buñuelos de Haggis) o la hamburguesa de la montaña, con Haggis y salsa de Whiskey.

Visita los famosos pandas de YouTube en el Zoo de Edimburgo

En la ladera sur de la colina Corstorphine Hill, mirador de la ciudad, se encuentra el Zoo de Edimburgo. Famoso mundialmente gracias a sus dos pandas gigantes –un macho muy seguro de sí mismo, Sunshine, y una hembra descarada, Sweetie. Están constantemente en las noticias, estos pandas son celebridades nacionales y estrellas de YouTube. Frecuentemente se sorprende a la pareja en cámara haciendo volteretas ninja o dándose un festín de helado. Desde que llegaron a Edimburgo en 2003 han capturado los corazones de Escocia. Pero como Sunshine y Sweetie están solo como préstamo de un centro de crianza en China, asegúrate de verles antes de que vuelvan a su casa. Son los únicos pandas gigantes en el Reino Unido y Edimburgo también es hogar de los únicos koalas del país. La reputación internacional del zoo hace que sea la segunda atracción turística más popular de Escocia, después del Castillo de Edimburgo.

Haz todo esto posible con tu coche de alquiler en Edimburgo con easyCar.

Share: