Cosas que hacer en Belfast

Belfast es una ciudad fuerte, resiliente. Han pasado solo 18 años desde ‘The Troubles’ (Los Problemas), los disturbios que sacudieron Irlanda del Norte hasta sus cimientos. Pero en la actualidad Belfast se está recuperando. La ciudad ha descubierto una nueva faceta de sí misma, cosmopolita, y los turistas están averiguando lo atractiva que la capital de Irlanda del Norte es realmente. Esta es una ciudad pequeña pero alquilar un coche en Belfast con easyCar te abre al resto de Irlanda del Norte y su espectacular costa, a tan sólo una hora en coche desde el centro de la ciudad.

Desayuna un Ulster Fry’

Irlanda del Norte es técnicamente parte del Reino Unido pero su deseo de forjarse una identidad única, separada, se filtra en cada aspecto de la vida –desde los nombres de sus lugares hasta sus desayunos. Un Ulster Fry se enorgullece de ser diferente de un desayuno inglés tradicional. Junto con la habitual salchicha, beicon y tomate, el Ulster Fry incluye dos huevos fritos, patata ligeramente dorada, pan de soda y pudding negro y blanco.

Dónde conseguir el mejor Ulster Fry en Belfast es un tema controvertido, aunque Bright’s –un restaurante sin florituras en la calle principal- es una firma favorita de lugareños y turistas. Pide un Bright’s Fry por menos de £4. Después simplemente no esperes hacer nada muy activo por unas horas.

Echa un vistazo al dificultoso pasado de la ciudad

De manera controvertida, Belfast ha comenzado a capitalizar su turbulenta historia moderna y en años recientes ha ido naciendo una actividad turística entera basada en ‘Los Problemas’. Puedes ver las cicatrices del reciente conflicto entre nacionalistas y unionistas por toda la ciudad en forma de murales, o los ‘muros de la paz’ que separan barrios católicos y protestantes.

El popular Black Taxi Tours ofrece una mirada íntima a la historia de la ciudad. Los conductores de taxi son personas que han vivido el conflicto y están encantados de contar historias personales, así como narrativa en general de qué pasó y dónde. Normalmente dura unas pocas horas y puede llevarte más allá del centro de la ciudad si quieres, hasta la costa incluso. Antiguos prisioneros políticos de la comunidad republicada ofrecen tours políticos a pie, con la empresa Coiste. Y si aún tienes curiosidad, visita la sección de ‘Los Problemas’ en el Ulster Museum, que tiene un despliegue de fotografías y películas cautivadoras. Red Barn Gallery también tiene fotografías de esa época a la venta.

Conduce hasta ‘Giant’s Causeway’ (La Calzada del Gigante)

Escapa de Belfast por un día y conduce durante poco más de una hora hasta la costa. Giant’s Causeway es una sección del litoral compuesta de unas 40.000 columnas de basalto engranadas entre sí, formadas como resultado de una antigua erupción volcánica.

Según la leyenda, las columnas son resultado de la continua enemistad entre un gigante irlandés, Finn, y un gigante escocés, Benandonner. Una versión de la historia dice que Finn tenía miedo de pelear al darse cuenta de lo pequeño que era comparado con el gigante escocés. Así que la mujer de Finn le disfrazó de bebé en una cuna. Benandonner, viendo un bebé tan gigante, se aterrorizó. ‘El padre debe ser enorme’, pensó. Así que huyó de vuelta a Escocia a través del mar, destrozando la calzada tras él para que Finn no pudiera seguirle.

Hay mucho que explorar en Giant’s Causeway y hay tantas historias aquí… es particularmente fascinante para niños. Desde Port Noffer, toma un pequeño camino que va hacia el mar para encontrar Giant’s Boot (la Bota del Gigante), la enorme piedra con forma de zapato, o encuentra la silla de los deseos, formada desde columnas. Encuentra el famoso camello de Finn, también de piedra y los 167 empinados escalones que descienden desde el Red Trail (Sendero Rojo), que traza la cumbre del acantilado.

Cena en un antiguo almacén de lino

Belfast solía ser la capital del lino de Irlanda y el restaurante Robinson & Cleaver actúa como recordatorio de los días más industrializados de la ciudad. Funcionando en unos almacenes de lino del siglo XIX, el restaurante ofrece su aclamada comida junto con una encantadora atmósfera irlandesa. El personal es joven y entusiasta. Pide la tabla para compartir Taste of Ulster (Sabor del Ulster) y disfruta de salmón ahumado, caballa asada, queso Oakwood y pan de trigo. La terraza, particularmente en verano, está llena de energía con los comensales empapándose de la vista del Belfast City Hall y las colinas al norte de la ciudad.

Descubre la veta artística de Belfast en el barrio de la catedral

El barrio de la Catedral de Belfast es el signo más espectacular del cambio de la ciudad –de zona de guerra a centro cultural de moda. Antiguamente era el distrito comercial y de almacenaje; el área que rodea la Catedral de St Anne es un imán para artistas y músicos de la ciudad. La variedad de espacios al aire libre cuidadosamente cultivados le da un aire europeo.

Oh Yeah Music Centre celebra el legado musical de Irlanda del Norte –desde Dana a Snow Patrol. Writer’s Square celebra logros literarios con frases de escritores locales famosos talladas en el suelo de piedra. MAC es un local multi-artes que aloja galerías y espacios para actuaciones. El edificio da la bienvenida a visitantes curiosos. Empápate de la atmósfera artística mientras almuerzas o tomas un café en su interior.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *